Cargando...
DramaHechos realesNetflix

Netflix: La sociedad de la nieve

Películas sobre tragedias de la vida real hay varias; pero pocas son tan recordadas como la que recrea el llamado caso de El milagro de los Andes. si, estoy hablando de ¡Viven!. Ahora, Juan Antonio Bayona, de la mano de Netflix, nos trae una nueva versión de los hechos, llamada La sociedad de la nieve.

Para el que no conoce el caso real, trata sobre un equipo de rugby uruguayo que en los 70, decide pasar unos días en Chile; pero en pleno cruce de La Cordillera de los Andes, el avión sufre un desperfecto, muriendo varios en el proceso, y muchos otros quedando varados en el medio de la cadena montañosa.

¿Qué hace interesante a esta película? Primero porque trae una de las mayores tragedias aéreas de la humanidad a un público joven y nuevo que quizás desconocía el caso real; y porque, además, como proyecto cinematográfico en sí, La sociedad de la nieve es muy buena en casi todos sus apartados.

El primero que salta a la vista, es un recurso usado a nivel guion (que no vamos a contar acá). Si bien La sociedad de la nieve no es la primera película en aplicarlo, es algo que no se usa demasiado en el cine actual, y que cuando está bien implementado, suele causar un efecto bastante devastador en el espectador, cosa que en esta ocasión pasa, así que, bravo.

Otro de los puntos fuertes, es lo bien escritos e interpretados que están los personajes. Ninguno se siente como eso, como un personaje, sino que todos nos transmiten ese aire a humanidad y a persona real, que estas adaptaciones de hechos verídicos deben tener, pero que muchas veces se exageran para darles tintes heroicos a los personajes (si, te estoy viendo a vos, película de los mineros chilenos). Y mejor ni hablemos lo bien que está retratado cierto tema que por todos es conocido, y que es clave para la supervivencia de los protagonistas. Llevado de forma respetuosa y sin caer en el golpe bajo o morboso.

Hay algunos detalles mínimos, como el no crecimiento de las barbas en algunos personajes (quien les habla no se afeita por tres días y ya parece un pordiosero), pero el resto del maquillaje está muy bien conseguido, ya sean los labios cuarteados por el sol, los dientes manchados o las ropas que se van rompiendo de a poco. Como dije, un detalle chiquito en comparación a todo lo bueno que ofrece La sociedad de la nieve. Eso y un CGI medio cuestionable en la escena del accidente, pero se le perdona.

A pesar de sus casi dos horas y media de duración, La sociedad de la nieve es una gran película. Siendo bastante superior a ¡Viven!, nos vuelve a traer a la mesa una historia de superación y supervivencia, hecha por gente talentosa que no necesitó de grandes estrellas para irse colando de a poco en las ternas de la próxima temporada de premios. De lo mejor que van a poder encontrar en este inicio de año.

 

8.5/10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *