Cargando...
Reviews

Review: La estrella que perdí

Después de pasar por el BAFICI llega a las salas de cine La estrella que perdí, ópera prima de Luz Orlando Brennan como directora. Formada en la ENERC —pensemos en la importancia de la inversión nacional en los procesos formativos de quienes después realizarán las películas que contarán nuestras historias—, antes se fogueó en la dirección del cortometraje En Crítica, ganador de Historias Breves y como guionista trabajó en Muerte en Buenos Aires, La fiesta silenciosa y Tóxico.

La estrella que perdí es una comedia dramática que se construye con múltiples capas de sentido que se entrecruzan. Cuenta la historia de Norma Reyes, una gran actriz que se enfrenta a su propia entrada en la adultez mayor, pero también a la crueldad de la sociedad y del medio que le exigen correrse de los protagónicos. En este caso, ensaya una obra en la que representa a una mujer mucho mayor y con Alzheimer.

Esta capa de la historia, donde interpretará a la abuela de una actriz joven y ascendente, se entremezcla con otra: la de su convivencia con su propia hija Celeste, una guionista que decide casarse y abandonar la casa que comparten. La hija le reclama que creció deseando la atención que por el contrario sí le dedicaba a su trabajo y a sí misma, y que sus interpretaciones maternales en la ficción le daban envidia en la vida real.

Hasta acá el planteo de guión ya nos resultará emocionalmente denso (en un sentido de riqueza, de que se juegan muchas cosas en cada pequeña escena) … pues bien, sepan que las actrices que personifican a Norma y a Celeste son Mirta Busnelli y Anita Pauls, madre e hija en la vida real y que dejan todo frente a las cámaras.

A partir de un evento que no voy a spoilear, la peli cambia el foco, que de estar en Norma y su rechazo de ponerse en ese lugar de mujer anciana, pasa a estar en Celeste y en cómo sería su madre ideal. Pero además de toda esta densidad psicológica y emocional hay otro conjunto de capas que tienen que ver con la dramaturgia y el cine.

En La estrella que perdí veremos también cómo las películas que ven los personajes formaron y forman parte de sus vidas, veremos qué actrices e interpretaciones nombran los personajes en sus charlas y veremos fotos de Busnelli en distintos trabajos. En suma, veremos cómo cada elemento es un símbolo que abre sentidos, como los textos que ensayan en el teatro y la escenografía.

En fin, la peli nos muestra cómo los productos culturales construyen nuestra identidad, son modelos para nuestros vínculos y nos sirven para pensarnos. Y como las cosas ricas de verdad, no es light. Vayan a verla y buen provecho.

 

10/10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *