Cargando...
Hechos realesNetflixSeries

Netflix: Griselda

Si hay un subgénero que por alguna extraña razón no parece pasar de moda, es el de los narcos. Y es que la vida real muchas veces supera a la ficción en lo referente a las artimañas que hacían estos traficantes para poder seguir “trabajando”. Ahora con la nueva producción de Netflix, Griselda, se nos trae otra historia real. Veamos cómo salió.

La trama sigue la historia real de Griselda Blanco, que, escapando de algunas deudas del narcotráfico, viaja de Colombia a Miami para establecerse cómo nueva distribuidora en la zona, en la época de los 70. Sin temblarle el pulso a la hora de llevarse puesto a quien sea, la mujer está decidida de hacerse respetar en un “negocio” que, hasta el momento, era de hombres.

Antes de seguir, voy a confesarles que si bien vi Narcos (también de Netflix), no me considero un fanático de este subgénero. Y, por ende, tampoco conozco al pie de la letra los hechos reales de los diferentes traficantes que existieron alrededor del mundo, y que lo llenaron con su veneno. Y todo este palabrerío lo digo, para aclararles que voy a juzgar a Griselda por como funciona a nivel serie, y no por su fidelidad. Continuemos.

Lo primero que quiero comentar es el buen trabajo que hace Sofia Vergara al dar vida a Griselda Blanco; en ningún momento vemos a esa bomba latina que todos recordamos de Modern Family, y si a una mujer que pese a que varias veces se ve superado (tanto física como estratégicamente), en el fondo es letal y vengativa. Así que al menos en mi caso, fue una buena cerrada de boca por parte de la actriz colombiana.

Otro punto a favor se da en la ambientación. Aunque en este sentido Netflix ya nos tiene acostumbrados a no fallar tanto en la fotografía, decorado, vestuarios y peinados, para llevarnos a otras décadas. Si bien no estamos ante algo revolucionario, si cumple de manera funcional.

Pero lo malo llega cuando nos damos cuenta que la historia, no tiene mucho que ofrecer para diferenciarse de otras biopics de narcos. Si, sabemos que es gente despreciable y que si hubieran usado la inteligencia que tenían para evadir la justicia, el mundo sería un lugar mejor; pero como digo, no se nos presenta nada revelador, más allá de dar a conocer a otro traficante.

Griselda termina siendo una serie “okey” y ya. Bien actuada, bien ambientada pero poco más. Solo la recomiendo si son muy fans de este género, si no, la pueden dejar pasar de largo.

 

6/10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *