Cargando...
AventuraEstreno de la semana

Estreno de la semana: Indiana Jones y el dial del destino

Y llegó la quinta. Después de la paupérrima Indiana Jones y la calavera de cristal, la esperada quinta parte que iba a sacarnos el mal sabor de boca llegó a nuestros cines, y la verdad, no es para nada mala. Así que sigan leyendo para enterarse que me pareció Indiana Jones y el dial del destino.

Nos encontramos con un Indiana Jones en el día donde se jubila, mismo día donde la NASA llega a la luna, y también donde es contactado por su ahijada, quien anda buscando un artefacto que tenía obsesionado a su padre; mismo artefacto que es buscado por un grupo de personas comandado por un viejo enemigo de Indy.

A grandes rasgos puedo decir que la película no me pareció aburrida. Lo mejor, y por diferencia, está en una larga pero entretenida secuencia inicial, donde se rescata todo el espíritu del personaje (tramposo, ventajero, carismático, noble e inteligente), y el final donde no pienso decir que pasa, pero que no va a dejar a nadie indiferente.

El gran problema de Indiana Jones y el dial del destino radica en el medio. Hay algunos tramos de la cinta que se podrían cortar tranquilamente, dejándole una duración de dos horas, que hubieran sido las justas y necesarias. Porque esa media hora de más, se siente muy pero que muy lenta y cargada de relleno.

Otro apartado del que mucho se habló fue el del CGI, en especial, el del rejuvenecimiento de Harrison Ford. Y la verdad que, en esos momentos, no nos queda otra cosa más que aplaudir. Todos sabemos como lucia Ford en sus años mozos, y la verdad que cuesta verle una diferencia entre su versión animada y su yo real. Lamentablemente no pasa lo mismo con Mads Mikkelsen, que se ve extremadamente plasticoso (aunque no llega al punto de Flash). Aparte que en varias ocasiones se notan los fondos agregados vía croma.

También hay que hablar un poco de la participación de Phoebe Waller-Bridge. Algunos la aman, a otros le parece repelente, y a mi me pareció ok. Si bien su personaje suelta alguna que otra frase repelente, tampoco se vuelve ni insoportable ni una Mary Sue, aparte que la actriz tiene el suficiente carisma como para resolver dichas situaciones.

Indiana Jones el dial del destino posiblemente sea la última película de Harrison Ford (el hombre ya tiene ochenta), y de ser así, no es para nada mala. Recuperando el espíritu de la saga original, y preparando un decente reemplazo en caso que se quiera seguir exprimiendo a la franquicia, solo nos queda decirles gracias al trío de George LucasSteven Spielberg y Harrison Ford, por haber creado a tan genial personaje.

 

6.5/10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *