Cargando...
Reviews

Review: El gran cambio

El gran cambio es la nueva producción de Angel Studios, este proyecto que supo constituirse en un tiempo relativamente corto como un modelo de negocio y financiamiento basado en el mercado y la elección de los socios/consumidores, pero sobre todo en una plataforma de propaganda cristiana. En este caso, la película se enmarca en el género de ciencia ficción y está basada libremente en la historia del libro de Job.

Y en este sentido, trabajar con las reglas del género ciencia ficción se trata de un acierto. Recordemos que Sonido de libertad, el último caballito de batalla de la productora, se presentaba como realista y se fundaba en un libro testimonial de un agente de la CIA, y que dejó bastante que desear respecto del vuelo poético con que se escondieron los mensajes y de los burdos recursos emotivos a los que apelaba.

Sin embargo, este progreso no alcanza para que hablemos de una buena película. La historia de The Shift nos presenta a Kevin Garner (Kristoffer Polaha) un hombre blanco, corredor de bolsa y padre de familia que está disconforme con su vida: no es para menos, su pequeño hijo fue secuestrado años atrás, la mujer le reclama cosas y en el trabajo lo suspenden. En ese contexto tiene un accidente de auto y despierta solo en la escena.

En ese lugar se encuentra con un hombre muy extraño que se presenta como El Benefactor (Neal McDonough), que no hace falta ser una genia para darse cuenta que sería algo así como el diablo, quien busca tentarlo para que trabaje para él. Nuestro protagonista, aunque nunca se nos mostró como un creyente, se pone a rezar y así desactiva al Benefactor. Pero como castigo, a partir de allí saltamos a otro mundo que es una versión aún más distópica que de este mundo.

La lucha de Kevin consistirá entonces en ser la resistencia de un solo hombre, circulando lo que se acuerda de la palabra sagrada en un mundo donde está prohibida. No busca cambiar el mundo, no busca organizarse con otros, sólo actuar bien en su cotidianidad y seguir escribiendo páginas mecanografiadas que otro tipo hará llegar no se sabe dónde y, por supuesto, encontrar la forma de volver a su mundo con su esposa Molly (Elizabeth Tabish).

Y si bien es un poco más entretenida que la otra película que mencioné, El gran cambio también peca al transpolar un mensaje moralista al lenguaje del género sci-fi de fantasía, sumando elementos medio al tun tún con una trama que deja mucho que desear. En este punto una se pregunta: ¿quiero ver lo mismo una y otra vez con ligeras variaciones? ¿No me parece más estimulante una obra que plantee más preguntas que respuestas? Si comparten estas inquietudes recuerden que las obras de Angel Studios no son para ustedes. Si quieren historias y personajes planos y héroes hombres, blancos y cristianos, entonces sí.

 

4/10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *