Cargando...
BiopicEstreno de la semana

Estreno de la semana: Back to Black

Back to Black es la esperada biopic de Amy Winehouse, que toma el título de su segundo y último álbum. Dirigida por Sam Taylor-Johnson —quien ya se pusiera detrás de las cámaras en otra historia de este tipo, Nowhere Boy (2009), sobre John Lennon— y escrita por Matt Greenhalgh —quien también hizo el guión de esta última—, la película narra el período de juventud entre las semanas previas a firmar su primer contrato y las horas antes de su muerte.

La narración desnuda la inmensa fragilidad de una joven con un talento exquisito y muchos daddy issues. En este sentido, el eje que articula el relato es la persecución de modelos ideales —a imitar o contra los que rebelarse pero muy mezclados— y el devenir de la vida que siempre los vuelve inalcanzables. Las canciones entonces operan como nodos expresivos de toda esa contradicción, inestabilidad y decepción para alguien para quien cantar era como respirar.

Ya desde el principio vemos la admiración por Cynthia (Lesley Manville), la abuela paterna, su “ícono de vida”, que además de cantar bien y ser hermosa ha conseguido ser la matriarca de una familia que ama el jazz, el blues y el soul. Entre este modelo y el de su propio padre Mitch (Eddie Marsan), al que también admira y ama culposamente —porque él engañó y abandonó a la madre de Amy—, las posibilidades le chirrían.

Así, el trabajo de la actriz Marisa Abela, quien interpreta a Amy, despliega esa pluralidad de emociones y fragilidades sin caer en los golpes bajos ni el morbo. Nos hace acompañar a esta chica judía de clase media-baja londinense que quiere ser amada pero en primera instancia no encuentra la forma de brindarse eso a sí misma. En este sentido, la hipótesis de la película es la del sabotaje: lastimar su cuerpo y elegir para formar una familia a alguien que no está en condiciones de ofrerle eso.

Aquí algunos críticos acusan recorte o falta de fidelidad a los hechos, por ejemplo porque al momento de morir ya había comenzado una nueva relación lejos de su ex esposo Blake (Jack O’Connell) y lo había olvidado. Viejo, ¿se olvidan que una película es una obra de arte y una hipótesis? Otros denuncian linealidad o continuidad causal entre lo narrado y las canciones: ¿pero en qué quedamos? ¿la película tendría que haber omitido el paso por la clínica para presentar “Rehab”?

En fin. No voy a seguir discutiendo con contrincantes imaginarios que esto no es X. Vayan a ver Back to Black y disfrútenla. Después me dicen.

8/10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *