Cargando...
ReviewsTerror

Review: Imaginario: Juguete Diabólico

Hoy toca hablar de una película que la verdad me cuesta bastante analizar. Y no porque tenga una trama compleja, o porque no la entendí. Sino porque la verdad que no solo cuesta encontrarle algo bueno; sino que también, cuesta entender como decidieron darle luz verde a un proyecto así. Veamos porqué Imaginario: Juguete Diabólico es de lo peor que vamos a ver en el 2024.

Seguimos a Jessica; una mujer que, junto a su marido y sus recientes hijastras, vuelven a la casa natal de ella para intentar formar una familia sólida y estable. Pero lo que pareciera ser el nuevo imaginario de la joven Alice, termina siendo una pesadilla (para ellas y para nosotros).

Pyper Braun as Alice jn Imaginary. Photo Credit: Parrish Lewis

Hace poco dije que nos habíamos topado con lo peor del año, en la figura de Madame Web. Bueno, la producción de Sony tiene una firme candidata a ese “logro”, con Imaginario: Juguete Diabólico, película producida por esa fábrica de hacer genialidades (nótese el sarcasmo) que es Blumhouse, y que hoy nos trae otra obra maestra. Porque sí, Imaginario: Juguete Diabólico cumple todos los tópicos de las cintas que provienen de la productora de Jason Blum.

Armemos una listas con los tópicos más quemados del cine de terror y que veremos en Imaginario: Juguete Diabólico: familia fragmentada, protagonista que se siente extraña en esa familia, mudanza a un nuevo hogar, adolescente repelente, vecino perejil que intenta conquistar a dicha adolescente, hija menor clave para la historia, padre/madre que sale de la trama cediéndole el protagonismo a la otra cabeza de la familia, vecino anciano que explica toda la trama, final con doble giro y posibilidad de una secuela.

Si, pareciera que me estoy ensañando con la película, pero al menos a quien les habla, ya le cansa ver como Blumhouse sigue produciendo estas cintas donde a la legua, se nota que ahorran en todo lo que pueden, ya sea calidad de actores, directores, escritores, o incluso extras; porque volvemos a tener esos vecindarios desiertos donde parece que solo vive la familia protagonista. Ya la avaricia se nota demasiado.

¿Cosas buenas? En el tramo final el ritmo de la película levanta bastante, lo suficiente como para sacarnos del sopor que el segundo acto es (y eso que hablamos de un metraje que apenas llega a la hora y cuarenta y cuatro contando los créditos). Pero de nuevo, por ahorrar costos, algo que podría haberse acercado a los clímax de la saga de Pesadilla en Elm Street, se queda en un solo pasillo reciclado plano tras plano.

Imaginario: Juguete Diabólico es lo que prometía el trailer. No digo que no la vean porque para poder juzgar algo, hay que verlo. Pero sí puedo decirles que estamos ante un proyecto que se va a colar en los tops del peor del año.

 

3/10

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *