Cargando...
Estreno de la semanaTerror

Estreno de la semana: El exorcista: creyentes

Si hay una nueva moda que se estableció en el cine de terror, es el de sacarse películas de la galera, ponerlas en la cronología de la saga, y obligar a la gente que olvide todas las secuelas a partir desde ese punto. A veces sale bien, otras muy mal. Veamos cómo le resultó esto a El exorcista: creyentes.

Estamos en el presente, con un padre que está criando a su hija adolescente solo, ya que la progenitora, murió dando a luz tras un accidente. La chica junto con su amiga, deciden hacer una sesión de espiritismo para contactar con su difunta madre, metiéndose en un terreno demasiado peligroso.

Voy a aclarar algo de entrada. Y es que el gran problema de El exorcista: creyentes, es que justamente se llame El exorcista. Porque si tuviera otro título, seguro que muchos dirían que estamos frente a la mejor película de terror en lo que va del año. Pero como si tiene tan mítico nombre, no se puede hacer nada al respecto.

Y esto lo digo porque la primera mitad del metraje, la historia brilla; planteado muy de a poco el factor sobrenatural, pero con una base de cine policial que podríamos haber visto en proyectos que no tengan ni un ápice de cosas sobrenatural, y que no me hubiera molestado que se explotara un poco más. En ese sentido, hasta podríamos decir que tenemos dos historias dentro de una.

Y en esta primera parte hay que destacar la actuación de Leslie Odom Jr, quien es el protagonista pese a que hay dos niñas afectadas con la posesión. El actor que ya es habitué de producciones de Blumhouse vuelve a demostrar que está para algo un poco más desafiante. Y en cuanto a las niñas, ambas lo hacen muy bien, en especial, en su forma demoniaca. Es una pena que cuando les distorsionan la voz, se sienta tanto que el audio está pegado a sus movimientos de boca.

Pero esto es Blumhouse, y sabemos que tiende a mandarse alguna. En este caso, solo podemos mencionar que, por varios momentos, se nota que la productora es bastante amarreta en sus presupuestos, porque todo se ve artificial; teniendo mejores momentos terroríficos El exorcista original que El exorcista: creyentes.

Y esto aparte del presupuesto, se da, porque la dirección de David Gordon Green es bastante mediocre. En ningún momento juega con la cámara, o con los encuadres o con nada, dando una realización digna de estudiantes de cine de primer año. Y eso que el tipo ya demostró que puede dirigir mejor.

El exorcista: creyentes termina siendo una película correcta. Empieza bien y plantea buenas ideas, pero por otra parte nunca sale de su zona de confort, quedando muy opacada por el enorme nombre que porta.

 

6/10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *