Cargando...
AnimaciónRetro review

Retro review: Los Caballeros del Zodiaco: La Saga de Asgard

Continuamos con las reseñas de las sagas de los Caballeros del Zodiaco, y hoy toca hablar de una de las menos queridas, o reconocidas por todos, que es La Saga de Asgard. Así que en los párrafos que vienen, voy a intentar entender porque este arco argumental es tan poco valorado por los fans.

Acá la historia gira en torno a Hilda de Polaris, quien gobernaba Asgard de forma pacífica, hasta que un misterioso anillo se hace presente en su mano. En ese momento su actitud da un giro de 180º, despertando a los Dioses Guerreros y declarándole la guerra al Santuario, con el plan de derretir los casquetes polares y someter a lo que quede de la humanidad.

La idea a priori no era mala, ya que no solo se nos presentaban enemigos nuevos, sino que se cortaba un poco con el tono mitológico griego del anime, y se introducía a los nórdicos. Incluso el diseño de las armaduras de los Dioses Guerreros era bastante bueno, y al menos quien les habla, se quedó con las ganas de tener el muñeco de Sigfrid.

Pero acá empieza lo malo de La Saga de Asgard, y es la villana principal, Hilda de Polaris. Al mas estilo Sindel en Mortal Kombat Aniquilación, esta mujer se la pasa riendo de forma casi caricaturesca (y eso que estamos en una animación) cada vez que termina de hablar. El resultado termina siendo una mala malosa de manual, que, pese a que se justifica que está poseída por el Anillo de los Nibelungos, no deja de verse bastante ridícula.

Y si lo que dijimos con el análisis de Las Doce Casas, en La Saga de Asgard se refuerza, y es la total priorización de Seiya por sobre el resto del grupo. Así es como veremos a casi dos los demás Caballeros a punto de morir, pero arengándose solo “porque Seiya está luchando/depende de nosotros”. Incluso Kiki, a quien le encargan de cuidar de Saori y la Señorita Flare se pregunta a cada momento “¿Cómo estará Seiya?”. Si, ya entendimos, es el protagonista, pero tampoco hace falta que dejen a los demás como meros títeres de relleno.

Para terminar con lo malo, debemos mencionar que las armaduras cambian con respecto a lo visto en Las Doce Casas. Se entiende que esto es una excusa para que la empresa de turno sacara más juguetes que vender, pero el nuevo diseño la verdad se siente bastante simplón, con todas las armaduras luciendo demasiado parecidas entre sí. Adiós a los cascos, ahora todos van a usar una tiara…

Pero para hablar un poco de lo bueno de esta corta saga, tenemos que decir que el salto en la calidad de la animación, es bastante palpable y se nota de inmediato. Y no solo en los diálogos; las peleas ganan en espectacularidad, y se nota que no reciclan secuencias (sobre todo cuando cada uno lanza sus poderes), algo que se agradece bastante.

La Saga de Asgard no es mala, pero por su corta duración, por confirmar todas las malas ñañas que ya se venían mostrando en Los Caballeros del Zodiaco, y, sobre todo, por estar en el medio de dos arcos tan emblemáticos como los de Las Doce Casas y Poseidón, es considerada como una trama menor en el anime. Y algo de razón tiene la gente.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *