Cargando...
Estreno de la semanaHechos reales

Estreno de la semana: Napoleón

Napoleón, la esperadísima película del director Ridley Scott, protagonizada por Joaquin Phoenix y Vanessa Kirby, se estrena el día de hoy. Veamos qué nos propone.

Ya sabemos que se trata de la historia de Napoleón I. La pregunta es ¿de qué parte?

Pues casi toda. La película comienza con un Napoleón de unos veinti cortos presenciando la muerte de María Antonieta en la guillotina, para luego pasar directo a su ascenso, con el éxito del sitio de Tolón, donde pasa de comandante de artillería de las fuerzas francesas a General. Abarca la caída de Robespierre, el casamiento con Josefina de Beauharnais, la campaña de Italia, la expedición a Egipto, el golpe de Estado, su coronación, la alianza con el zar Alejandro I, la traición del zar Alejandro I, la invasión a Rusia, la guerra contra Reino Unido por la Tercera Coalición (unión militar de Reino Unido, Imperio austríaco, Rusia, Nápoles y Suecia contra Francia)…

Estaba tomando aire, esperen que no se termina ahí, sigue: las infidelidades de Josefina, el divorcio, la abdicación y los dos destierros.

¿No será mucho?

Ojo, recortó. Dejó afuera la ocupación española y eso le valió severas críticas que apuntan a no mantener la historicidad.

Con esto ya les digo el problema sin decirles el problema.

Vamos a lo que sí:

Es una película bien hecha, eso es innegable. Visualmente linda e incluso, a pesar de lo larguera, por partes es muy muy entretenida.

Napoleón tiene dos líneas narrativas, por un lado, las guerras, por el otro “el amor” junto a las intrigas cortesanas. Podrían haber ahondado en una u otra como principal y dejar la descartada como secundaria, sin embargo, ambas son principales y eso le quita contundencia. Entiendo que la historia de amor con Josefina es importantísima y que los bombazos también, pero esto es cine y hay que elegir. Si me preguntaran a mí, hubiera dirigido la vida de ella y no la de él, pero bueno, acá estamos, yo no soy Scott y la película se llama Napoleón. Además, estábamos en lo que sí, y otro acierto es la relación por momentos graciosa de los esposos Bonaparte. Apelar al humor y a las fragilidades de personajes oscuros me parece interesante, sobre todo porque la trama está basada en las cartas que ellos se mandaban. Que las relaciones y las personas tengan su complejidad en pantalla suma puntos.

Con respecto a las escenas de batalla, es Scott, las sabe hacer. Por un momento pensé que había demasiado cañón, pero luego recordé que Napoleón había comenzado su carrera militar en artillería y entendí que seguramente para sus estrategias tomaría lo que mejor sabía usar y claramente eran los cañones. Recalco la batalla de Austerlitz muy detallada, con gran poder visual. Creo que es mi momento favorito de la película.

Dentro de lo favorable está la actuación de Vanessa Kirby como Josefina. Tiene su porqué, no es solo que Kirby es buena actriz, eso ya lo sabemos, lo que destaca la película es su voz y en esto hay un trabajo de sonido impecable, la maximizan en ese sentido. Porque Josefina, según las referencias históricas, además de ser infiel y bonita, tenía una voz cautivante. Gran elección de la actriz para un personaje que le queda como anillo al dedo.

Con respecto a Joaquin Phoenix es un gran actor que logra interpretar los puntos débiles de Bonaparte, sin embargo, las mejores escenas son las que combina con Kirby.

No me extiendo más porque si no, no me puedo quejar de Ridley.

Napoleón es una película bien dirigida, bien actuada, que tiene sus críticas por no apegarse a la historicidad, pero con bastante de ella también. Larga, innecesariamente, pero que yo volvería a ver en cine.

 

7/10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *