Cargando...
Estreno de la semanaTerror

Estreno de la semana: La primera profecía

Si hay una película que es todo un clásico en su género, es La profecía. La adaptación dirigida por Richard Donner no solo era buena llevando la novela a la gran pantalla, sino que, por méritos propios, se estableció en la cultura popular como una joya. Tras dos secuelas, varios intentos televisivos y un insípido remake, hoy nos llega la precuela de dicha película. Veamos cómo salió este nuevo intento.

Esta precuela se centra en Margaret, una novicia pronta a cumplir sus votos en Roma, y unirse a un orfanato donde las monjas locales crían y educan a las huérfanas locales. Pero de a poco empieza a sospechar que algo raro sucede en el lugar, cuando se empieza a acercar a una de las niñas. Lo que no sabía, es que quizás el futuro de la humanidad dependía de su futuro.

Nell Tiger Free as Margaret in 20th Century Studios’ THE FIRST OMEN. Photo courtesy of 20th Century Studios. © 2024 20th Century Studios. All Rights Reserved.

Como dije al inicio, La profecía es una película de culto en lo considerado al cine de terror; y desde ya digo, que no merecía que su legado se manche con esta precuela que parece digna de Blumhouse. Y no lo digo por lo barate que se ve (de lo poco bueno que tiene, el diseño de producción); sino por el pobre guión y las vueltas de tuercas rebuscadas que tiene.

Porque si, estamos ante el típico caso donde la historia se alarga (esta vez a casi unas dos horas) sin necesidad, con varios giros al final, que no es que sean previsibles, pero sí que, en su afán de tratar de sorprender, se notan sacando de la galera. Al grado de que se establece una pista para una posible secuela, que a la vez funcionaria como intercuela con respecto a la cinta original, al más puro estilo de la última Saw.

Pero no todo es un desastre en La primera profecía. El diseño de producción es bueno, y en todo momento sentimos que estamos en la misma época que la película original, sin anacronías en los vestuarios, peinados o tecnología que había. Aparte que el aspecto lúgubre de los decorados, asienta esa sensación de una época ya muy antigua (recordemos que, en teoría, esto sucede hace 50 años).

Lo otro a destacar es su protagonista. La joven Nell Tiger Free (a quien quizás recuerden como la enfermera creepy de Servant) da todo de sí, entregando varias escenas que dan un salto de calidad, incluida una casi llegando al final, donde nos da pena que la chica interpretara tan bien un personaje en una película tan mala.

En fin, La primera profecía es mala, y no hay mucho que decir. Plagada de screamers, de giros de guión sin sentido, y hecha únicamente para lanzar una nueva trilogía; yo les diría que se piensen seriamente si verla en el cine o no.

4/10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *