Cargando...
Retro review

Retro review: El Odio Que Das

Basada en la novela homónima de Angie Thomas, llegó el momento de visibilizar el movimiento Black Lives Matter dentro de la vorágine adolescente y desde la visión femenina.

El Odio Que Das se centra en la vida de Starr (Amandla Stenberg), una joven que vive en Garden Heights, un vecindario peligroso… si tenemos en cuenta el punto de vista de las personas blancas. Porque acá entra en juego todo el tiempo lo racial, desde que ella presencia un hecho que la marcará para siempre y decide hacer justicia, aunque el impedimento no será  por el color de piel, sino por códigos del barrio.

De todas formas, no está sola, tiene el apoyo de su familia, los Carter, conformada por sus padres Maverick (Russell Hornsby) y Lisa (Regina Hall), sus hermanos Seven (Lamar Johnson) y Sekani (TJ Wright), como también su novio Chris (KJ Apa).

Dirigido y producido por George Tilman Jr. esta película de 20th Century Fox, cuyo título alude a un dicho del rapero 2pac “El odio que das a los niños nos jode a todos”, puede ser considerada una historia más sobre la lucha contra el racismo, sin embargo que la autora haya vivido experiencias similares a la protagonista lo hace mas real, otorgándole un valor social (además de su breve cameo en el film). La fotografía de Mihai Mâlaimare Jr resalta el drama ante una tonalidad que varía entre el ocre y la gama del azul, acompañado por la música de Dustin O’Halloran. El guión de Audrey Wells es bastante fiel, centrándose en los puntos fuertes y esenciales del texto original. En cuanto a las actuaciones, prefiero destacarlas mediante el rol asignado. Como Russell, de tener papeles secundarios a uno más presente, el de progenitor que hace lo que sea por el bien de la familia, apuntalándolos a ser buenas personas. Regina, recordada por su paso en Scary Movie, ahora como madre, ama de casa y fiel compañera. Y por último, Anthony Mackie (como King), reconocido popularmente por pertenecer al Universo Cinematográfico de Marvel, demuestra la capacidad de imponer miedo y respeto con su simple presencia.

En fin, una cinta de 133 minutos necesaria donde este tipo de manifestaciones no es solo para hacer barullo, el motivo radica en la violencia injustificada impuesta por los blancos, desde tiempos inmemoriales. Un poder autoejercido donde la tolerancia corrompida ha destrozado valores que cuestan recuperarlas con el tiempo. La empatía podría considerarse como un buen inicio para la acción del cambio, las palabras también, sin olvidarnos que los derechos existen para ser respetados, de lo contrario no habría control por ningún lado.

 

DATO DE COLOR: para conocer más en profundidad la vivencia de Maverick, les recomiendo la novela precuela Concrete Rose (Rosa en el Asfalto).

 8/10

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *