Cargando...
AventuraDramaEstreno de la semana

REVIEW: Había una vez en Hollywood

Los 60. El actor Rick Dalton, y su doble de riesgo Cliff Booth deambulan por Hollywood buscando cualquier papel que se les presente. Y es que Dalton, sin saberlo, entró en el ocaso de su carrera. Mientras intenta salir de meros cameos en la televisión, junto a la casa de Rick se muda una de las parejas top del Hollywood de esa época, Sharon Tate y Roman Polanski. Ninguno de nuestros protagonistas sabría lo tanto cambiarían sus vidas con la llegada de los nuevos vecinos.

Llega a nuestros cines la nueva película de Quentin Tarantino, quien esta vez vuelve a viajar al pasado, para cantarnos, desde su punto de vista, uno de los crímenes más atroces y conocidos de Estados Unidos y del mundo del cine en general; todo, bajo la mirada de un actor que ve como su carrera se empieza a apagar.

Todo el hype que traía la película, ya sea por el tema en sí, como por la famosa ovación de diez minutos que recibió Tarantino en Cannes, podemos decir que se termina justificando, pero raspando. Y con esto no afirmamos que la película sea mala o desilusione, pero sí que se siente como carente de algo, de un punch que recién llega en el clímax.

Pero hablando de lo bueno de Había una vez en Hollywood, si o si debemos mencionar las actuaciones. Los tres actores que encabezan el elenco, brillan, pese a que algunos tienen mejor desarrollo que otro. Por ejemplo, Margot Robbie, quien claramente es una secundaria; se las ingenia para dotar a Sharon Tate de una humanidad y sensibilidad que trascienden la pantalla, logrando que la queramos al instante, y haciéndonos tener un nudo en el estómago todo el metraje al saber el destino que le espera.

Pero quienes se roban todos los reflectores, son el tándem de Leonardo DiCaprio y Brad Pitt. El primero se come la película en cada aparición, mostrando todos los estados de una persona depresiva, que no encuentra su rumbo en el cine y se empieza a sentir un inútil. Y el segundo como alguien que pase lo que pase, siempre tiene el control de la situación, aunque esto se nota más en el segundo tramo de la cinta; ya que, en el primero, el personaje de Pitt se siente más como un ladero que como alguien con identidad propia.

De todas formas, como dijimos, no estamos ante un film perfecto. Había una vez en Hollywood peca de ser demasiado extenso, y sus dos horas y cuarenta minutos se sienten, haciéndonos pensar que con media hora menos de metraje, hubiéramos estado ante un producto mucho más redondo y conciso.

Había una vez en Hollywood es la nueva película de Quentin Tarantino, y ya por esto merece la pena ser vista en el cine. Pero si a eso le sumamos que toca un tema bastante sensible a su forma, pero con respeto, y nos entrega grandes actuaciones por parte de sus protagonistas; no nos queda más que recomendarles que vean la última obra de este gran autor.

 

4 out of 5 stars (4 / 5)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *