Cargando...
Reviews

Review: Luces Azules

Luces Azules es una película argentina con muy buenas intenciones: explorar algunas dinámicas de las familias de afinidad, aquellas construidas por la comunidad LGBTTIQ+ muchas veces cuando la familia consanguínea ha sido un espacio opresivo o aún violento y expulsivo. En este sentido, resulta relevante que además del estreno comercial el jueves 22 de febrero, hará lo propio de forma internacional en el marco del 31º Queer Screen Mardi Gras Film Festival de Sydney.

Es que el festival promueve que su público participe en debates post proyecciones seleccionando obras que “inician discusiones” y eso a Luces Azules le calza perfecto. La película dirigida por Lucas Santa Ana transcurre en la cena de festejo por los 70 años de Alejandro (Ernesto Larrese), quien junto a su marido (el recientemente fallecido Claudio Da Passano) reciben a otras cuatro parejas y a un amigo viudo en distintas edades y situaciones.

 

Esas diversidades promueven la discusión y los conflictos pero también las reconciliaciones y los entendimientos y sirven de excusa al tratamiento de algunos tópicos: la necesidad de ordenar el legado cuando no hay herederos obligatorios, el vivir con VIH y las distintas aproximaciones generacionales, los vínculos monógamos y no monógamos y sus problemas, la gestación como derecho y los discursos normalizadores (not spoiler alert: al varón cis heterosexual le queda más cómodo intentar imponer su punto de vista que preguntarse cosas, no importa cuándo leas esto).

Todo esto se pone en juego en el territorio de la casa, en un clima íntimo e intenso que quizás sería más potente en el registro teatral antes que en el audiovisual, ya que las pocas imágenes en el exterior parecen ilustrativas. Así, el diálogo chispeante sobre los cambios en la icónica zona de Santa Fé y Pueyrredón la acercan mucho mejor que el plano abierto que muestra al personaje de Osmar Núñez recortado delante de la bandera del arcoiris en la estación Carlos Jáuregui del subte.

Luces Azules se construye así como una foto actual de los vínculos y las discusiones en una zona actual de la comunidad LGBTTIQ+ y del progresismo de clase media-alta —pero no de la aspiracional, de la posta—, que a veces peca de didáctica —especialmente con los refuerzos de música incidental en los momentos dramáticos.

 

6/10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *