Cargando...
AcciónHBO MaxSeries

HBO MAX: Peacemaker

Varios fruncimos el ceño cuando anunciaron una serie centrada en este personaje, antes incluso que se estrene The Suicide Squad. Y lo peor es que su “muerte” en la película era spoileada con dicha noticia. Pero nadie, ni en sus mejores sueños, hubiera podido adivinar que nos íbamos a encontrar ante algo tan divertido. Con ustedes, Peacemaker.

La trama sigue a Christopher Smith luego de que sale del coma provocado por el disparo de Bloodsport. De inmediato es encomendado para otra misión, que en apariencia era simple: matar a un político. Pero de golpe él, su side kick y todo el grupo se dan cuenta que están ante algo mucho más grande.

A lo que dijimos en el primer párrafo, tenemos que sumarle algo que era lo que más prejuzgamos, pero que, con el tiempo, terminó siendo de lo más reconocido de Peacemaker, la interpretación de John Cena como el personaje principal. Todos sabemos de sus pocas habilidades como actor, y por eso sorprende ver cómo se mimetiza con el papel, dando el 110% de sí, queriendo que este sea el rol con el que se lo recuerde para la posteridad. Y tenemos que decir, que lo está logrando.

Y no solo lo decimos por su presencia física; sino que su estilo de humor, combinado con el de James Gunn, dan momentos hilarantes. Más aún cuando se filtran escenas detrás del set, donde vemos que, por ejemplo, Cena aprendió a tocar el piano. Y ni hablemos de la secuencia de baile de los créditos iniciales…

Pero no todo es bueno en Peacemaker. Quizás el mayor defecto que le podemos encontrar, es que muchos de los chistes, se estiran sin necesidad. Una cosa es rescatar un gag que se hizo veinte minutos antes en el mismo episodio, otra es estar esos veinte minutos repitiendo el mismo chiste hasta agotarlo y que deje de causar gracia.

Esto se nota bastante con el personaje del Vigilante. Si, antes que me piren piedras, sabemos que es el más querido de la serie, incluso por sobre el protagonista. Pero es en quien siempre recae la tarea de repetir los chistes hasta el hartazgo. De todas formas, el personaje sigue siendo bueno, y muy bien interpretado. Y ni hablemos del supremacista blanco de Dragon Blanco, a quien el gran Robert Patrick da vida. Que gusto volver a ver a este actor.

En conclusión, Peacemaker es una muy buena serie que nos agarró desprevenidos a la mayoría. Con dosis de humor made in James Gunn, un John Cena que está dando el máximo de sus capacidades actorales, y una banda sonora por demás pegadiza, se postula como una de las sorpresas televisivas de la primera mitad del año.

 

 

8/10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *