Cargando...
ComediaEstreno de la semana

REVIEW: Pokemon: Detective Pikachu

En una ciudad donde los pokemon y los humanos conviven en total paz, el joven Tim Goodman deberá aliarse con un desmemoriado pikachu para debelar que ocurrió con su padre, oficial de policía, mientras va desentramando una compleja conspiración que involucra a un peligroso pokemon fruto de un experimento genético.

Varios fuimos los que pusimos cara de “WTF” cuando nos enteramos que el videojuego Detective Pikachu, iba ser llevado a la gran pantalla en un live action; porque por todos es sabido, lo mal que la pasan los games cuando son adaptados. Pero por suerte, estamos ante una de esas ocasiones donde estamos ante un film entretenido

Lo primero a destacar de Pokemon: Detective Pikachu es el diseño de los bichitos. En opinión bastante personal, afirmamos que se tomó la mejor decisión a al intentar hacerlos cohesionar con la realidad, pero dándole ese aire a cartoon que caracterizaba al anime; y evitando hacerlos ver realistas, a riesgo de que terminaran siendo bastante creepys.

Otro acierto radica en lo divertidos que son los primeros dos actos de la película. En ellos, no solo se nos presentan ese mundo, sino que también veremos la aparición de varios pokemon favoritos de los fans (y no solo de la primera generación), así como también alguna batalla entre ellos; siendo estas de lo más espectacular que puede ofrecer el film.

Pero lo malo llega en el tercer acto. Acá la película se empieza a complicar sin necesidad, con giro tras giro de guion. Los adultos vamos a entender todo lo que pasa, pero a sabiendas que estamos ante una cinta que en realidad es para gente bastante más joven que el treintañero que les escribe; estoy casi seguro que algún nene se va a marear con los minutos finales de Pokemon: Detective Pikachu.

A esto debemos sumarle, que salvo algunos pokemon de agua y Charizard, casi no veremos a las encantadoras bestias utilizando sus poderes; algo bastante decepcionante, ya que uno de los potenciales atractivos del film, era ver cómo podían usar sus habilidades.

Esto último se podría justificar diciendo que no estamos ante un film de acción, y si en uno con un tono bastante más detectivesco (no por nada el nombre del videojuego que se adapta), pero termina decepcionando un poco el poco provecho que se les saca a los pokemon.

Pero quizás el punto más flojo, sea Ryan Reynolds. Lo amamos por su Deadpool, pero su estilo de voz y humor, no combinan para nada con el tono que se quería imprimir a esta movie.

Pokemon: Detective Pikachu termina siendo una película entretenida, de esas que uno no se aburre en ningún momento. Pero después de verla, y pensarla un poco, nota no solo el potencial desperdiciado, sino un guion que, por no querer simple, se termina enredando sin necesidad. Esperemos que en la que más que obvia secuela, solucionen esto.

 

3.5 out of 5 stars (3,5 / 5)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *