Las cinco mejores y cinco peores películas del año

Las mejores y peores películas del año según Santiago Gonzalez

Mejores

1) Baby driver (Edgar Wright): Toda una lección consciente sobre las herramientas del cine puestas para una película que bien podria considerársela como un musical.

2) La La Land (Damien Chazelle): Una dupla que recuerda a las mejores parejas del cine clásico, sumado a canciones imposibles de olvidar y la prueba de que Emma Stone es la mejor actriz de su generación.

3) It ( Andy Muschietti): El megaexito del año es una película de terror que gana mucho por sus personajes y por hacernos recordar esos días de verano cuando uno se la pasaba con sus amigos de antaño

4) Desearas al hombre de tu hermana (Diego Kaplan): A primera vista puede ser lo mas berreta y bizarro que pueden encontrar en cine nacional, hasta les puede dar vergüenza que hayan hecho algo así. Pero esa es la idea y no esta mal filmada, cada plano tiene un porque, hay una puesta en escena muy cuidada y sobre todo se anima a hacer cosas que a ningún director se le ocurriría. Ademas una película que no sabes como tratarla es digna de verse.

5) Get out (Jordan Peele): El otro gran éxito de terror del año, lo mejor de Get out es que dentro del cine de terror moderno es una historia diferente, con un conflicto realista que da paso a la comedia pero que esta llena de ideas que dan miedo.

 

Peores

1) Song to song (Terrence Malick):Dura 150 minutos y a los diez no la soportas mas. Actores famosos haciendo de pavotes, diciendo lo mismo que se ha visto en miles y mejores películas y sin ninguna idea sobre el cine.

2) Leatherface ( Alexandre Bustillo y Julien Maury): La saga de La matanza de texas fue siempre una decepción. Esta es una precuela, de la precuela y no ofrece nada nuevo, ademas el personaje principal ya había tenido un comienzo. Si, que tenga mucha sangre no la va a salvar de ser una mierda.

3) The void (Steven Kostasnki y Jeremy Gillespie): Lo malo de esta película es que prometía. Una mezcla del cine de John Carpenter, mezclado con el universo del escitor H.P Lovecraft. Y algo de eso hay, pero el problema es que se le termina rápido la polvora y antes de la mitad lo que ofrece no solo no es interesante sino que es irritante en sus soluciones que parecen mas un homenaje.

4) La bella y la bestia (Bill Condon):  Quédense con la versión animada. La idea de hacer versiones live action (gente mezclado con efectos digitales) es uno de los tantos clavos en el ataúd del cine. Acá es ver a Emma Watson prácticamente haciendo la paja con un personaje que en realidad no existe y que encima el efecto se nota falso, como la actuación de ella, el mundo donde vive, etc. Y es fea como esta filmada, por mas colorcitos que tenga.

5) La Liga de la justicia (Zack Snyder o Joss Whedon): Por un lado como pelicula para pasar el tiempo no funciona. El timing para el humor no funciona, toda la trama es simplona y uno se pregunta teniendo a estos personajes ( cuyos actores no tienen la mínima química entre ellos) ¿no podían hacer algo mejor?

Review: La Navidad de las madres rebeldes

La Navidad de las Madres Rebeldes (A Bad Moms Christmas) vuelve a ser protagonizada por el trío encabezado por Mila Kunis, secundada por Kristen Bell y Kathryn Hahn. Pero hay que reconocerlo, a los directores de casting se les prendió una lamparita y quisieron darle frescura a un libreto sin sorpresas, incluyendo dentro del cast a Christine Baranski, Cheryl Hines y Susan Sarandon como las madres de las mamás que ya conocimos en El Club de las Madres Rebeldes (Bad Moms, 2016).

Dirigida nuevamente por la dupla compuesta por Scott Moore y Jon Lucas, esta segunda parte sigue a Amy (Kunis), Carla (Hahn) y Kiki (Bell) teniendo que lidiar con sus respectivas madres en medio de los preparativos para la Navidad.

Con una duración de hora y media, los primeros 40 minutos son una seguidilla de escenas con chistes tan forzados como inverosímiles, incurriendo repetidamente al sexo como nexo con el espectador. ¡Hey! Les juro que se puede hacer humor sin meter al sexo de por medio cada 30 segundos.

Pero la siguiente hora lentamente se hace más tolerable y un humor un poco más inteligente nace de las bocas de los personajes de Baranski y Sarandon, convirtiéndolas durante varias escenas en las heroínas de todo un film, pese a que no hubo ningún giro inesperado en un guión que sin dudas estaba preparado para eso.

Lo más hermoso del film es la posibilidad de colores, matices y sonido que brinda el hecho de centrarse en la época navideña; desde ese ángulo posiblemente veamos lo más atractivo de la película.

La entrega original fue la primera película de la distribuidora STX Entertainment en superar los 100 millones de dólares en recaudación y con ese dato podemos entender el motivo ¿desesperado? de querer repetir el éxito comercial. Pero el producto final puede haberte hecho lamentar haber pagado tu entrada de cine. Eso sí, para un domingo bien aburrido en el living de tu casa no es tan mal plan.

 

 

Blood Drive

Después de unas semanas volvemos a hablarles sobre una serie, que por desgracia pasó con más pena que gloria por la tv norteamericana, ya que fue cancelada oficialmente tras la finalización de la primera temporada. Pero como sabemos que a muchos de ustedes les gustan las cosas raras y el cine B, no podíamos dejar de hablar y recomendar a Blood Drive.

En un futuro distópico donde las clases sociales bajas son oprimidas casi a su exterminio, una empresa multinacional maneja casi toda la industria planetaria. Una de sus ramificaciones promociona Blood Drive, una carrera sangrienta a lo largo del país con la promesa de que la pareja de conductores ganadoras recibirá una riqueza tal, que nunca deberá volver a trabajar. Pero vale recordar que las reglas de la carrera permiten el asesinato, así como que también los autos usan sangre como combustible.

No, no estamos bajo el efecto de ninguna sustancia rara cuando escribimos la sinopsis. De hecho si había alguien con cosas extrañas en su sistema, fue el creador de esta serie, James Roland; quien da vida a este producto que pareciera ser uno de los productos que nacieron a partir de Grindhouse, aquel proyecto compartido por Quentin Tarantino y Robert Rodriguez.

Blood Drive

Así es, Blood Drive tiene esa estética, con una premisa que agrega cosas de Death Race (el film original, no el remake protagonizado por Jason Statham), y muchísimas referencias al cine de terror clase B de los ochenta, que irán apareciendo a lo largo de los 13 episodios. Homenajes al slasher, los zombies, incluso al western tienen vida en este programa, que como verán es uno de esos hermosos pastiches que tanto gustan al fandom.

Acompañando esta locura tenemos a los dos protagonistas, Arthur y Grace, interpretados por los ridículamente lindos y sexys Alan Ritchson y Christina Ochoa. La pareja principal se complementa de forma perfecta, y no sería raro verlos a estos actores en proyectos similares. En especial a Ochoa, que debería aprovechar este movimiento de mujeres bad ass que se viene impulsando en la industria desde hace unos años.

Como supondrán, el bajo presupuesto se hace evidente en Blood Drive, ya que es una serie sin ningún nombre pesado detrás o delante de cámaras. Pero ésto se compensa con imaginación y un estilo visual que recuerda a las películas de antaño; dándole un toque aun más nostálgico que se suma a lo antes citado.

Blood Drive

Por desgracia la serie fue cancelada tras la finalización de la primera temporada (que terminaba dando pie a una segunda parte). Pero nosotros se la recomendamos igual, ya que es súper entretenida y bizarra.

En esta ocasión no vamos a poner puntaje, ya que estamos hablando de un producto que se ve mal a propósito, y los puntajes serian injustos. Pero el solo hecho de que la estemos comentando, es suficiente para que deduzcan que tanto nos gustó.