Cargando...
Retro review

Retro review: Los criminales de noviembre

Basada en la novela homónima de Sam Munson, un crimen racial será el eje de la cuestión.

Los Criminales de Noviembre presenta a Addison Schacht (Ansel Elgort) y Phoebe Zeleny (Chloë Grace Moretz), dos grandes amigos del último año de instituto que comparten gustos en común. Sin embargo, el punto de inflexión será con la muerte de Kevin Broadus (Jared Kemps), el mejor amigo de él.

Cuando ve que la policía y las autoridades de su escuela no harán nada al respecto, decide arriesgar su vida para hacer justicia por mano propia.

Dirigido y escrito por Sacha Gervasi, la trama que al principio parece ser de índole policial se torna en un drama interfamiliar entre los padres de la víctima (Victor Williams y Opal Alladin), la madre de su amiga (interpretado por Catherine Keller) y su propio padre (David Strathairn). De esta manera, les afirmo que está contado desde el punto de vista de Addy.

Con la ventaja de haber leído la fuente original, puedo confirmarles que la perorata que se encuentra a lo largo de las páginas (en la cual el autor dice haberse inspirado en el clásico El Guardián Entre El Centeno) se ve reducido y parte plasmado con cámara en mano, siendo este el único cambio de formato técnico que habrá en toda la película. De lo contrario, quienes no tengan el libro a mano, puede saltar a la vista la falta de información para comprender, un poco más, el leit motiv de nuestro protagonista en realizar ese acto de valentía, provocando que los personajes se vean como planos o de relleno.

Mientras que la fotografía de Mihai Malaimare Jr ofrece una atmósfera pálida, cuasi desaturada, para las locaciones diurnas, en las nocturnas se destacan las luces cálidas, proveniente de la iluminación natural.

Con música de David Norland, es notable la ausencia del escritor en la producción para corregir esas falencias de guion y ofrecer una versión mejorada de su obra.

En conclusión, este film de 85 minutos fue estrenado en cines limitados a fines del 2017, pensado que todos debemos saber/conocer de antemano la vida de cada uno y asumirlo como tal. En cambio, el resultado de plasmar un hecho lamentablemente común de los Estados Unidos se pierde en una historia de lucha interna, con planteamientos filosóficos, mal llevado a cabo.

7/10

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *