Cargando...
AcciónNetflix

Netflix: Gunpowder Milkshake

Netflix se sube al carro de las películas de acción al estilo John Wick, pero esta vez protagonizada por una mujer que salvo por su rol de Nebula, no tenemos muy asociada a esta clase de films. Así que, sin más preámbulos, vamos a ver qué tal está Gunpowder Milkshake.

La historia se centra en Sam, una sicaria con bastantes problemas emocionales ligados a la relación quebrada que tiene con su madre. Tras matar a alguien, decide cuidar a una niña que es el objetivo de las organizaciones mafiosas para las que trabaja. Ahora Sam, junto con su pequeña compañera, deberán enfrentarse a cuanto asesino a sueldo les tiren encima.

Como dijimos, esta película busca seguir las huellas (ya un poco molestas) creadas por Keanu Reeves y su asesino con sentimientos. Ahora tenemos una protagonista que también es implacable; pero lejos de emprender una vendetta por el asesinato del regalo póstumo de su esposa, se encariña con una niña porque si y decide protegerla contra todo el mundo. Como si en la vida de una asesina a sueldo, fuera la primera persona que deja huérfana…

Pero eso no es lo peor de la película. Lo peor son las coreografías de acción. Sorprende que Karen Gillan se note tan tocas y dura para estas escenas, siendo que ella viene de su rol de Nebula en el MCU y las dos cintas de Jumanji; lo cual nos deja la siguiente duda ¿Sacando los primeros planos, cuánto de la pelirroja escocesa vimos realmente, y cuánto fue cortesía de sus dobles de riesgo?

Las escenas de acción son eso, o un abuso de la cámara lenta que haría sonrojar hasta el propio Zack Snyder; dando como resultado un film donde se priorizan los tiros y las peleas por sobre la narrativa, pero que, tras casi dos horas de metraje, no nos vamos a acordar de ninguna de estas secuencias.

Lo que salva a Gunpowder Milkshake es su apartado visual. Visualmente es hermosa de ver, con un trabajo de fotografía que nos hace recordar al mejor Nicolas Winding Refn, y que también sabe aprovechar la estética ochentera (pese a que pasa en la actualidad) que le imprime su director.

Gunpowder Milkshake termina siendo bastante decepcionante pese a que tampoco se esperaba demasiado de ella. Con una protagonista que quizás muestra que le quedan grandes estos roles y que su lugar es la comedia y la aventura; termina siendo otra copia fallida de un personaje que a día de hoy, ya es un meme.

5/10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *