Cargando...
Directo a torrentTerror

Directo a torrent: El Conjuro 3: El Diablo Me Obligó a Hacerlo

Lorraine y Ed Warren tienen un nuevo caso paranormal entre manos. Ahora deben ayudar a un muchacho que, tras haber asesinado de forma brutal a su amigo, alega haber sido poseído por un demonio; siendo este quien lo obligó a hacerlo.

Hoy vamos a hablar de la tercera entrega de una saga que es amada y odiada en partes iguales, pero que nadie puede negar que revitalizó el cine de terror, en una época donde cada vez se hacían peores películas. Y pese a que ya este universo empieza a cansar a la mayoría, había cierta expectativa con El Conjuro 3: El Diablo Me Obligó a Hacerlo. Veamos porqué se le esta tirando tanto hate.

Lo primero a decir, es que esta película deja muy en evidencia, que uno de sus pilares fundamentales era la presencia de James Wan en la silla del director. En esta ocasión, solo se limita a producir, delegando el rol de director a Michael Chaves, el mismo culpable de La Maldición de La Llorona, perteneciente a este universo. Y la verdad es que siempre se acusó que El Conjuro era un festival de jumpscares, pero al menos Wan sabe dónde poner la cámara; cosa que Chaves no. Así que esta vez no solo vamos a tener “sustos” facilones, sino que además están muy pobremente construidos, dejando en evidencia al propio recurso del jumpscare como algo que, si no se sabe hacer, mejor no se hace.

Por suerte en la saga siguen Vera Farmiga y Patrick Wilson. La pareja sigue siendo lo mejor de la franquicia, y esta vez podemos decir que es de lo poco bueno que puede ofrecer El Conjuro 3: El Diablo Me Obligó a Hacerlo. No solo por la química que aún mantienen, sino por su historia personal, donde el caso en cuestión pone en jaque la relación de los Warren; siendo tan buena al punto que cuando la película se pone medio romántica, es cuando mejor se pone, siendo una buena muestra de lo mal manejado que está el terror.

Pero aparte de todo esto, la película es aburrida. Su extensa duración mata cualquier ápice de buen ritmo que podría tener; logrando que esas casi dos horas parezcan cinco. Si bien el tema de mezclar el terror con el caso policial “real” le da cierta frescura a esta tercera entrega, no logra salvarnos de los bostezos.

 El Conjuro 3: El Diablo Me Obligó a Hacerlo es mala, no hay mucho más que agregar. Sin su creador detrás de la cámara, la última iteración de la saga solo se vuelve mirable por momentos y por sus actores principales. Demasiado poco para los tiempos que corren.

 

4/10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *