REVIEW: LA LEY DE LA JUNGLA

Powered by WP Review

Una estatua gigante es llevada por un helicóptero. La jungla que está debajo es la selva amazónica en la Guayana francesa. La estatua cae, queda anclada entre los árboles y nadie vuelve a buscarla. Este es el comienzo de La ley de la jungla (La loi de la jungle) de Antonin Peretjatko y un buen avance de esta sátira de las buenas costumbres con una ácida crítica sobre los estados colonizadores.

La historia nos presenta a Marc Châtaigne (Vincent Macaigne), enviado desde Francia a la Guayana francesa para la planificación de un proyecto imposible: una pista de esquí en medio del Amazonas. Marc conoce a Tarzán (Vimala Pons), una chica que vendría a ser su chofer personalizado y juntos se pierden en la selva.

La ley de la jungla

La ley de la jungla ratifica que Peretjatko es uno de los directores más excéntricos de estos tiempos. Su ópera prima de 2013 “La fille du 14 juillet” ya mostraba destellos de su particular cine sin raccord, con imágenes desenfocadas y actores totalmente entregados al arte de la improvisación. No podría catalogarlo de innovador porque bebe de un movimiento francés que comenzó a finales de los 50: la nouvelle vague. Su cine probablemente requiera más de una visión pues está plagado de simbolismos y Peretjatko trabaja mucho su puesta en escena.

Por el lado crítico, debo señalar, que es una película correcta. Su corta duración y su tendencia al humor muchas veces surrealista y/o infantil ayudan a descontracturar una posible magnificación de posibilidades. Como cité antes, el film puede tener más de un significado, eso queda en la subjetividad del ojo que ve.

La ley de la jungla

La civilización y la barbarie: en una escena Marc y Tarzán beben de un afrodisíaco sin saberlo, momentos después la educación sucumbe ante los deseos de la carne. No tiene mucho sentido pero esto ocurre en La ley de la jungla, un film que cuenta con varios FIN.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *