Te esperaré

Juan es un afamado escritor español, que está a punto de cerrar una trilogía centrada en alguien que en realidad existió; Creu, pero que él se niega a confirmarlo. En la investigación para su tercera novela, deberá viajar a Buenos Aires para conocer a la familia de la persona real detrás de la ficción. Así se adentrará en un problema familiar que lleva años, junto con el caso de un peligroso coronel argentino vinculado con la muerte de su personaje.

Es algo complejo hablar de Te esperaré; ya que si bien la línea general de la película es la de la búsqueda de la identidad y el perdón con el pasado; tenemos varias aristas que hacen que la película destaque por sobre la media de cintas que tocan el delicado tema de los militares en la última Dictadura en Argentina.

Te esperaré

Quizás la parte más interesante de Te esperaré, es cuando los personajes investigan y debaten sobre el pasado de Creu, si en verdad era un revolucionario que peleaba por sus ideales, o solo alguien violento que no podía dejar de luchar. Pero por desgracia la trama no sigue esta historia durante el resto de la película, y se mezcla con la que seguramente sea la peor; y es lo referente a cierto grupo militar de la época.

Si bien, el personaje compuesto por Hugo Arana es creíble y despreciable, esto se da más que nada por pericia del actor que por una construcción de guion; ya que veremos a otro militar malo porqué si, sin demasiadas justificaciones de porque quiere matar a todo el mundo. Y el personaje no tiene el suficiente tiempo en pantalla como para mostrarse como un antagonista creíble, dando como resultado que se termine sintiendo como si estuviera  puesto únicamente porque el film necesitaba un villano y ya.

Te esperaré

Pero no sólo Hugo Arana está muy bien en su rol; el resto de los actores cumplen con creces; en especial, Darío Grandinetti; quien vuelve a mostrar que es uno de los mejores argentinos desde hace tiempo. Es una lástima que viendo las interpretaciones de Jorge Marrale e Inés Estévez, no nos dieran mas de ellos. El primero porque es el mejor personaje de la película y ojala lo pudiéramos ver en otro film, y ella porque parece ser la única persona que se toma dos minutos para pensar las cosas y reaccionar, volviéndose la voz de la razón.

Con todas estas virtudes y algún defecto que no llega a volverse molesto, Te esperaré es una de las películas argentinas más interesantes de los últimos meses. Si bien comparte salas con el dios nórdico, el hecho de que se estrenara una semana después va a ayudar a que todos tengan tiempo de verla en el cine, porque vale verla así.