Cargando...
Retro reviewTerror

Retro review: El regreso de los muertos vivientes

Sigo repasando cintas de culto en este Halloween, y hoy toca hablar de El regreso de los muertos vivientes; una película que se cuelga de otra franquicia, para contar su propia historia. Así que, si no la conocen, sigan leyendo y entérense porque hay que darle una oportunidad.

Esta vez nos situamos a mediados de los ochenta, en un depósito de productos químicos. Ahí nos enteramos que los hechos ocurridos en la película La noche de los muertos vivos, pasaron de verdad, y que, en ese lugar, se encuentran contenedores con el gas zombies y algunos de los mismos. Pero todo sale mal cuando uno de los tanques es abierto.

Como dijimos, esta película se cuelga de lo hecho por George A. Romero varios años atrás, pero dándole una vuelta de tuerca al asunto: primero los muertos reanimados no son lentos, sino que corren y pueden hablar; y segundo y principal, la destrucción del cerebro parece no afectarles. Y atentos a esa palabra, cerebros.

La idea general de que los “caminantes” necesitan cerebros de seres humanos vivos, nace en esta película. De hecho, se nos dice que el motivo para comerlos, es que alivia el dolor de los zombies por estar muertos. Así que si nunca supieron de donde viene la creencia de que debían comer cerebros de seres vivos; ahí lo tienen.

Pero no es el primer concepto que se introduce en esta película. Muchos le adjudican a 28 días después o al remake de El amanecer de la muerte, la creación de los zombies que corren (posteriormente bautizados como infectados). Pero es en El regreso de los muertos vivientes donde se puede ver lo letal que son los zombies con la capacidad de correr, y más aún si atacan en grandes números.

A esto hay que agregarle una buena dosis de sangre (aunque con el paso del tiempo, al menos yo, la recordaba más sangrienta) y de desnudos, en especial, de cierto personaje femenino (que no me acordaba que salía tantas veces como dios la trajo al mundo).

En conclusión, El regreso de los muertos vivientes de Dan O´Bannon es una película de culto con todas las letras. Si, tiene malas actuaciones, pero las ideas que plantea, así como una más que sólida factura técnica (destacamos los maquillajes), la pone por sobre la media de cintas de zombies tanto de esa época, como de toda la historia.

 

 

8/10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *