Cargando...
Retro reviewTerror

Retro review: Escape Room: Sin Salida

Una habitación, un chico cae del techo, un acertijo y una pared movediza queriéndolo asfixiar. Una trampa mortal. De esta manera comienza ESCAPE ROOM.

Traducida al español como Sin Salida, en esta historia, que podrá tener condimentos de otras cintas de la misma índole, conoceremos a los integrantes de este desafío perverso desde su entorno social, su pasado, hasta el motivo de la invitación que llegan de manera sorpresa a cada uno de ellos, en forma de cubo de rompecabezas, a nombre de Minos Corporation que ofrece US$ 10.000 a la persona ganadora. Una vez en dicha instalación, los seis participantes seleccionados se enterarán en el lugar, y a contrarreloj, que no es solo un juego sino que sus vidas corren peligro si desean sobrevivir.

Pasando desde las altas a bajas temperaturas, entornos psicodélicos y claustrofóbicos, estos “cuartos de escape” se convertirán en un laberinto que no te dará respiro, diseñados para quienes deben rememorar sus traumas y utilizarlos a su favor, haciéndose más fuerte, o terminar cayendo en la locura frenética.

Este film de 2019, a cargo de Adam Robitel, plasma visualmente a lo largo de 100 minutos una ingeniosa manera de atraer a fans del suspenso en los tiempos que corren. Sin necesidad de ir por el gore o las muertes sin sentido, el guion de Bragi F. Schut y Maria Melnik está plagado de mensajes ocultos hasta el más ínfimo detalle. Nada queda tirado al azar.

Con fotografía de Marc Spicer y montaje de Steve Mircovich, el resultado no decepciona, te mantiene aferrado a la acción. Las actuaciones tampoco se quedan atrás, el trabajo en equipo funciona y resulta creíble. La música de Brian Tyler y John Carey, ofrece un clima que mezcla los típicos beat del género con sintetizadores, adecuados a la ciencia ficción. Crescendos trepidantes, golpes que simulan los latidos del corazón y el sonido de la aguja del reloj, como elementos claves para esta clase de argumentos, mediante tracks que varían entre el trance y el dubstep.

Y por último, pero no por eso menos importante, deja las puertas abiertas a una segunda parte, titulada ESCAPE ROOM: RETO MORTAL, en el cual ¿podremos conocer la verdadera causa de este sádico “villano anónimo”?

 

8/10

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *