Cargando...
DramaRetro review

Retro review: A ghost story

Toda historia de amor arranca en un lugar, una casa, como una historia de fantasmas. De esta manera, da inicio a este film de David Lowery.

Protagonizados por Casey Affleck y Rooney Mara, una joven pareja que se muda en una pequeña casa de Dallas, Texas. De entrada sabemos que ella no está de acuerdo, pero él sí, como un espacio ideal para crear su música. Sin embargo, un accidente automovilístico le quita la vida a este y su mujer, en el hospital, al reconocer el cuerpo, lo cubre con una manta blanca. Minutos más tarde, el cuerpo del músico se levanta como un fantasma cubierto por dicha manta, vagando y rechazando, en un principio, el camino al Cielo. A partir de entonces, el tiempo le dará la razón que hay cosas que es mejor superar para aceptar el destino que nos toca.

Yendo a lo técnico, el argumento es interesante. El problema es el tiempo que le dedica a mostrar “el viaje” que realiza el fantasma. Los 92 minutos que dura la película se me hicieron eternos, no les voy a negar. Hay planos cargados de emociones y a la vez duraderos, como si de cine de arte y ensayo estuviéramos hablando, provocándome sentimientos encontrados. Hubo especialmente dos momentos que me produjeron incertidumbre:

1) La pareja abrazada en la cama hasta dormirse, a través de un zoom in (acercamiento) lentísimo, cuasi imperceptible.

2) M, el rol de Rooney Mara, comiendo una tarta. Una escena de casi 3 minutos sin cortes donde el sonido diegético abunda en silencios.

Si pudieron sobrellevar eso, que transcurre en los primeros 30 minutos, podrán seguir adelante. Guionado y montado por el director, las crisis se pueden manifestar de muchas formas y esta es una de ellas. Con fotografía de Andrew Droz Palermo ante relación de aspecto 1.33: 1 (4:3), conocido como formato estándar, la imagen cuadrada nos ofrece una sensación de encierro (gran parte de la trama transcurre en una única locación). También de soledad ante el uso de planos correctos para reforzarlo.

Sinceramente, no estaba en mis planes. Conocí esta cinta por diversas nominaciones en entregas de premios y me dio curiosidad. Solo la recomendaría con el autoestima alto, de lo contrario podría derrumbarte ya que el tema a abordar es demasiado angustiante para tolerarlo.

En fin, Una historia de fantasmas tiene un título engañoso, que se aleja del terror para abordarlo por otro camino, el de la vida después de la muerte entre dos planos dimensionales. Con música de Daniel Hart, las palabras sobran, no escasean, flotan en el ambiente hacia mensajes existencialistas, filosóficos y hasta poéticos, en parte. Un momento ideal para replantear nuestras vidas y valorarlas más.

 

7/10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *