Cargando...
NetflixSeries

Netflix: Brand New Cherry Flavor

Si hay un director al que cualquier cinéfilo que se precie, puede reconocer su obra casi de inmediato, es David Cronenberg. El canadiense con su estilo tan visceral y grotesco, logró impresionar a más de una generación con films como Crash o La Mosca ¿Qué pasaría si de golpe, nos encontráramos con una serie que tiene tatuado a fuego, el sello Cronenberg?

Ese es el caso de Brand New Cherry Flavor, serie protagonizada por Rosa Salazar (Alita en Alita: Ángel de Batalla). Salazar interpreta a una directora de cine novel, que es estafada a la hora de dirigir su primer largometraje. Buscando venganza, Lisa Nova (su personaje), se contacta con una bruja, para maldecir al director que la embaucó.

La premisa puede parecer bastante delirante, pero desde el primer momento, se nos plantea un mundo donde la barrera entre la realidad y lo onírico, no está muy clara. Pero, además, todo cargado de cierto erotismo y de cuerpos mutilados o grotescos, muy al estilo del ya mencionado Cronenberg.

Lo bueno de la serie, es que se toma las suficientes libertades para jugar con el espectador, obviando muchas explicaciones, y asumiendo que el televidente es un ser pensante, que o va a rellenar los interrogantes planteados, o los va a aceptar y seguir viendo como la trama se va más y más a la banquina, pero en una buena forma.

Todo esto también funciona gracias al elenco. A destacar Rosa Salazar, que salva su ya mencionado rol en Alita: Ángel de Batalla, quien les habla nunca la había visto en otra cosa. La chica logra cargarse el protagónico de Brand New Cherry Flavor con bastante soltura, haciendo creíble sus reacciones, y aportándole el toque de sensualidad “cronenberguiano” que tanto nombramos.

Por suerte la secundan una más que sólida Catherine Keener con un personaje bastante misterioso pero bien interpretado, y Eric Lange en un rol, que al menos quien les habla, nunca pudo dejar de imaginar a un Nicolas Cage más joven e histriónico dándole vida a dicho director malvado. Gran trabajo de Lange, pasando de ser el villano a la víctima, dependiendo de cómo avance la trama.

Como único defecto podríamos decir que, por momentos, la serie parece perder el rumbo y la trama se estanca, con momentos bizarros, solo por el placer de incomodar al espectador y ya. Pero fuera de eso (y que a veces los cincuenta minutos por capítulos se sienten), poco tenemos para criticarle.

En conclusión, Brand New Cherry Flavor es de lo mejor que sacó Netflix en cuanto a series este año. Es una lastima que, por no tener adolescentes calenturientos, tan poca gente le haya dado una oportunidad.

 

8.5/10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *