Cargando...
Literatura

Literatura: Pantaleón y las visitadoras

Perú, principio de los 50. El Capitán Pantaleón Pantoja tiene la difícil tarea de solucionar un problema que se va acrecentando en el ejército; y es que varios destacamentos del mismo que se encuentran cerca la zona del Amazona, están abusando de las lugareñas para satisfacer sus deseos sexuales. Así es como se le ocurre armar un complejo, pero aceitado proyecto de visitadoras. Mientras, en la cercanía, una secta religiosa empieza a tomar más y más poder.

Tengo que confesar que nunca había leído nada de Mario Vargas Llosa, y que solo me acerque a esta novela, debido a su adaptación fílmica (que es bastante recomendable). Y para mi asombro, Pantaleón y las visitadoras es uno de esos libros que pese a tener una trama muy arraigada a su lugar de origen, es entendible para cualquier lector, sea del país que sea.

Lo primero que salta a la vista, es el método que usó Vargas Llosa para escribir la novela. Y es que casi no tenemos descripciones. Toda la obra esta relatada a base de diálogos (con intermedios donde se nos dice que hacen y donde están los personajes), o más extraño aun, con cartas que se van mandando el protagonista con sus superiores. Y por el medio, también tenemos la transcripción escrita de un programa radial. Así que, si esperan leer algo convencional, desde ya les decimos que no lo van a encontrar acá.

Si vieron la película, y se preguntan qué tan fiel fue como adaptación (siempre tomamos en cuenta la versión de 1999, no vimos la anterior), les decimos que bastante. A grandes rasgos solo podemos notar el cambio de nacionalidad del personaje de Angie Cepeda (que pasa de ser La Brasilera a La Colombiana), y que la sub trama de la secta religiosa desaparece; algo que no afecta demasiado al desarrollo de la historia, ya que apenas interviene con el argumento principal.

Así y todo, Vargas Llosa logra desarrollar bien a un puñado de personajes. Entre ellos tenemos obviamente, al protagonista, Pantaleón Pantoja, un genio de las matemáticas al que todos tildan de que debería haber nacido siendo una computadora. También esta Sinchy, quien es un locutor de radio de moralidad bastante dudosa y que será clave en la historia. Y, por último, La Brasilera, quien hace tambalear todas las creencias de nuestro personaje principal.

Pantaleón y las visitadoras es un buen libro, pero no sabemos si llamarlo recomendable. Como decimos, el estilo de prosa que usa Mario Varga Llosa puede hacer que más de uno lo abandone a las pocas páginas, o que directamente al hojearlo, ni lo empiece. Pero si no le tienen miedo a esto; si, adéntrense en este bello mundo que nos plantea el escritor peruano.

3.5 out of 5 stars (3,5 / 5)
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *