Cargando...
Literatura

El Visitante, de Stephen King

En un pequeño pueblo donde todos se conocen con todos, ocurre lo peor. Un niño es encontrado asesinado, parcialmente devorado, y empalado. Todo apunta que el responsable de tal brutal acto es el entrenador de baseball infantil; y pese a que las pruebas parecen corroborar esto, la maldad puede tener diferentes caras.

Hoy hablamos del último libro escrito por Stephen King, El Visitante. Novela que de ante mano, avisamos que no deben leer si aún no repasaron la trilogía de Bill Hodges, ya que se nos tiran bastantes spoilers sobre que fue de la vida de varios personajes de dicha saga policial.

Aclarado esto, debemos comentarles que King retoma el terror al que nos tenía acostumbrados. Atrás quedaron las fabulas como en Bellas Durmientes, o el policial como en las novelas protagonizadas por Hodges; aunque, al tener conexión directa con dicha historia, El Visitante es una mezcla de ambos géneros.

Y quizás ahí radique lo peor de la novela, y es en lo poco bien que cuajan ambos géneros. Durante casi toda la trama, nos mantenemos del lado policial, con los investigadores de ambos bandos tratando de comprobar si el sospechoso es culpable e inocente, hasta que recién en el segundo tercio de la novela, se nos presenta la sub trama terrorífica; haciendo que quizás parte de lo visto antes, se sienta como relleno, en lugar de aprovechar esas hojas para desarrollar el factor sobrenatural del libro.

Eso sí, cuando se nos empieza a explicar, o, mejor dicho, a tirar hipótesis creadas por los propios personajes, sobre que es El Visitante, es cuando la historia mejora bastante, mostrándonos lo mejor de King, es decir, su estilo de introducir algo fantasioso a una historia que, en apariencia, era bastante realista.

Si bien cuando ya tenemos lo fantástico en la historia, está muy bien desarrollado (hermoso guiño a la cultura mexicana en una parte), se siente que llegó un poco tarde. Y lo mismo que la presencia de personajes relacionados con Bill Hodges, llegan bastante tarde para aquellos que ya sabían de su presencia, y cuando lo hacen es de una forma un poco forzada.

Así y todo y como suele pasar con todas las novelas de Stephen King, la lectura es ágil y rápida; pese al relleno ya mencionado. Y si bien los personajes nuevos no son la gran cosa y dudo que queden en nuestra memoria, importan lo suficiente como para que nos preocupemos por ellos cuando se encuentran en situaciones de peligro.

El Visitanto termina siendo un buen libro, pero poco más que eso. King sigue en la tónica de sus últimas obras, y nos da lo mínimo necesario como para que esperemos su siguiente trabajo; pero nada que se acerque un poco a sus mejores trabajos. A seguir esperando…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *