Divas… sin coronas (Última parte)

Divas… sin coronas (Última parte)

La Garbo… ¡Ríe!

Nació en un pueblo de Estocolmo, Suecia, el 18 de septiembre de 1905, su madre Ana Lovisa, trabajaba en una fábrica de mermelada y su padre Karl Alfred Gustafsson, era obrero, también tenía dos hermanos mayores Alva María y Sven Alfred.

En sus primeros años conoció la pobreza, no le agradaba la escuela y soñaba con ser una actriz famosa, sin saber que tiempo después confesaría que se retiró del espectáculo porque quería vivir una vida real, fuera de los proyectores y la falsedad de la farándula.

Tras la muerte de su padre en 1919, entra a trabajar en una fábrica de jabones y en 1920 ingresa a una tienda-almacén o mejor conocidas como “Pub”, en el área de sombreros, donde por su belleza le proponen ser modelo para comerciales, proyectados antes de las películas en los “nickelodeons” o primeras salas de cine, a lo que ella accede y estrenan su primer comercial el 12 de diciembre de 1920 con el título de Mr. and Mrs. Stockholm go shopping.

Durante el período de 1922 a 1924, estudio en el “Royal Dramatic Theatre” de Estocolmo y en 1924 el director Mauritz Stiller le brinda su primer protagónico en el film The Story of Gösta Berlin, película que tanto a Stiller como Garbo les dio el pase a Hollywood, al ser contratados para la “Metro Golden Mayer” en junio de 1925, donde por cierto la primer película de la Garbo en los Estados Unidos fue The Torrent (1926) bajo la dirección de Monta Bell.

Dentro de la etapa del cine mudo, Greta realizó ocho cintas, entre las que destacan: El demonio y la carne (1926), La mujer misteriosa (1928) y The Kiss (1928), pero sus grandes joyas se encuentran en el cine sonoro.

En 1930 realiza su primera joya… Anna Christine, la cual también le brindó su primera nominación al Oscar, pero resulta que en esta entrega tuvo una doble nominación por el filme Romance, pero la corona fue para Norma Shearer por su actuación en la cinta The Divorcee.

Otros rollos representativos de la Garbo o mejor llamada “la mujer que no ríe” son: esa seductora bailarina rusa que interpreta en el filme Grand Hotel (1932); La reina Cristina de Suecia (1933), dirigida por Rouben Mammolian; la famosa Ana Karenina (1935), que le brindara el premio del Círculo de Críticos de Nueva York a mejor actriz; Camille (1936), con una tercera nominación al Óscar y su obra maestra, Ninochka (1939), única película donde Garbo suelta una carcajada, también con una nominación al Óscar, el cual perdió ante Vivien Leigh por su papel de Scarlett O’Hara en Lo que el viento se llevó. Garbo realizó su última película en 1941, La mujer de dos caras, posteriormente se rescataron en 1990 algunos fragmentos de un film que nunca se proyectó, La duquesa de Langeais bajo la dirección de Max Ophüls en 1949.

Algunos rumores de la Garbo son que se cree que tenía algunas tendencias bisexuales, ya que cuentan de ciertos romances con la actriz mexicana Dolores del Río, la escritora hispano-americana Mercedes de Acosta y la artista sueca Mimi Pollak. También, algunos biógrafos afirman que -entre 1926 y 1927- dejó en el altar al actor John Gilbert. Entre otras filias se encontraba el coleccionar obras de arte, las cuales ascienden a varios millones de dólares y que heredó a su sobrina.

Greta Garbo trato de mantenerse distante del mundo del espectáculo desde la década de los cincuenta y hasta su muerte el 15 de abril de 1990. Se realizaron muchas historias alrededor de su estilo de vida hogareño, provocándole un rechazo a la presión de la prensa escandalosa, pero lo cierto es que tenía que hacer esto no para que la “dejaran sola”, como alguna vez aclaró, simplemente quería que la dejaran en paz, en sus propias palabras, al referirse a su retiro de los espectáculos: “…se está muy feliz en un momento y luego no queda nada, solo deseo una vida real”.

Comentarios

comentarios

Related posts

Review: Condorito, La película

Review: Condorito, La película

En su llegada al 3D, el famoso pajarraco deberá rescatar a su suegra después de haber hecho un pacto con un alien. ¡Condorito es una sorpresa muy agradable!

Charlamos con Cecilia Atán y Valeria Pivato, dupla de directoras de La Novia del Desierto

Charlamos con Cecilia Atán y Valeria Pivato, dupla de directoras de La Novia del Desierto

Pasaron por Cannes y ahora compiten en el festival de San Sebastián. Confiesan que las inspiró la frase “Sólo atravesando el desierto podemos encontrarnos”.

Entrevista: Diego Lerman, director de Una especie de familia

Entrevista: Diego Lerman, director de Una especie de familia

Con motivo del estreno de su más reciente película, nuestro colaborador Gustavo Mendiola conversó con Diego Lerman, también director de La mirada invisible (2010) y Refugiado (2014).

Leave a comment