Clásicos para el sábado a la tarde – Mallrats

Clásicos para el sábado a la tarde – Mallrats


Cuando vivir en un shopping parece una opción viable.

Kevin Smith es conocido por escribir sus películas en base a los diálogos. Así se hizo mundialmente famoso gracias a Clerks y, con esa comedia, llevó a la fama a sus dos personajes más célebres: Jay y Silent Bob (el último, interpretado por el mismísimo Smith). Estos dos personajes son, como define la película, Mallrats, ratas de shoppings, que se pasan el día perdiendo el tiempo entre las vastas vidrieras y patios de comidas.

No, no se asusten, no son una versión nerd de Carrie y sus amigas de Sex and the City. Ellos no están ahí para comprar, sino para… bueno, estar, porque no tienen nada que hacer, porque ahí venden salchichas, qué se yo ¿nunca fueron a un shopping porque si? Esto es algo generacional, algo que en los ’90, con la llegada de los hiper-comercios, con videojuegos, cines y demás, muchos de nosotros vivimos. Ir al shopping porque si, sencillamente a ver la vida pasar mientras jugamos al Time Crisis, en esos tiempos, era un excelente plan.

Pero nos vamos de tema. Mallrats es lo que nos concierne, no un estudio sociológico.

Primero hay que aclarar algo: Mallrats es la segunda película ubicada en este mundo paralelo llamado View Askewniverse (un juego de palabras con View Askew, el nombre de su productora), muy parecido a la Nueva Jersey natal del director. En este universo primero sucedió Clerks, y luego Mallrats, y más tarde Chasing Amy, Dogma, Jay & Silent Bob Strikes Again y Clerks 2, todas películas que se pueden ver independientemente, sin necesidad de ver las demás, más allá de que algún chiste se escape. Es un mundo como cualquiera, no hay nada extraño ni diferente al nuestro (bueno, tal vez no en Dogma, en donde hay Ángeles y demás cosas místicas) y por eso es fácil identificarnos.

El protagonista de este cuento es T.S. Quint (Jeremy London) un tipo que, cuando estaba a punto de declararle matrimonio a su novia, Brandi (Claire Forlani) en su viaje a los Estudios Universal, es plantado debido a que ella se ofreció como voluntaria para llenar una vacante en el show televisivo de su padre: un programa que arregla citas. Iracundo, se aliará a su amigo Brodie (Jason Lee), que también estaba con el corazón roto por su novia Rene (Shannen Doherty) para sabotear la grabación. Por suerte, contarán con la ayuda de Jay y Silent Bob (Jason Mewes y Kevin Smith), dos inútiles dealers que les ayudarán a planear varias maniobras que, indudablemente, saldrán mal.

Mallrats es una comedia casi exclusivamente para nerds. Está disfrazada de comedia romántica, pero en el fondo tiene alma de comic: se habla de comics, se hacen chistes sobre comics e incluso hay un cameo del amo de los cameos: Stan Lee. Si quieren pasar un sábado divertido y a puras risas, Mallrats es la mejor opción. O sino, claro, ir a darse una vuelta por el shopping.

@JuanCampos85

Comentarios

comentarios

Related posts

Review -The Unbreakable Kimmy Schmidt

Review -The Unbreakable Kimmy Schmidt

Tina Fey siempre ha ocupado un lugar preponderante en la cultura pop contemporánea, definiendo el rol de la mujer como una auténtica propulsora de hechos artísticos y no como un mero elemento decorativo. Por eso no ha de sorprendernos que Unbreakable Kimmy Schmidt alce estas banderas del...

Noche de Oscars: Análisis y apuestas

Noche de Oscars: Análisis y apuestas

Preparen los pañuelos… Faltan pocas horas para el comienzo de la ceremonia más esperada de la comunidad artística y cinematográfica de Estados Unidos. Hace 87 años, lo que empezó siendo un sencillo evento donde se anunciaban las mejores películas del año, se transformó en la entrega de...

VIERNES 13: NO TE CASES NI TE ESPANTES

VIERNES 13: NO TE CASES NI TE ESPANTES

A lo largo de más de treinta años, el icónico asesino serial Jason Voorhees se ha ganado el corazón de los espectadores a fuerza de sangre, sudor y lágrimas (ajenas). A continuación, un repaso por los vericuetos de un personaje fundamental dentro del subgénero cinematográfico slasher Doce...

Leave a comment